jueves, 12 de marzo de 2009

CULTURA POPULAR TRADICIONAL ESTADO GUARICO

Lcda. MSc. Omaira Utches Esquetin*


La Cultura Nacional es el resultado de muchas corrientes, en el sentido histórico, están presentes los elementos españoles, africanos e indígenas. El término “Cultura”, se emplea en el sentido antropológico, es decir, “todo lo creado por hombre”, para su utilización y beneficio incluyendo, elementos que han contribuido a la formación de la personalidad del venezolano en distintas épocas.

Las manifestaciones culturales forman parte de la cultura popular tradicional, entendiéndose ésta, como la expresión del sentir del pueblo que no esta relacionada con la moda, cuyo paso por la sociedad es temporal, mientras que la tradición, trasciende, va mas allá de una repetición momentánea y esta asociada a ciclos vitales de la naturaleza. De igual forma, la acepción de “popular” no esta referida al “momento”, ni a lo que se usa, ni al más aceptado, sino, a “pueblo” a lo que realizan algunos que incluyen a todos. La cultura popular tradicional tiene connotaciones propias que jerarquiza en su interior diversos elementos conformados a través de distintos procesos históricos y que además, no esta reñida con los cambios sociales, puesto que, éstos, lejos de causar destrucción o extinción de sus rasgos básicos, le permiten conservar y enriquecer los aspectos que se son inherentes a la manifestación y que los mismos pueblos desean que permanezcan en el proceso de su autodesarrollo. En lo referente a la identidad, por definición etimológica significa “idéntico” y no puede aplicarse a las manifestaciones culturales, por cuanto éstas, se caracterizan por la diversidad que le otorgan rasgos propios, auténticos o genuinos que llevan a los grupos humanos a “identificarse” con las manifestaciones, lo que les da el sentido de pertenencia con costumbres, creencias y tradiciones propias del lugar de origen.

En el Estado Guárico, cultura popular tradicional enmarca una diversidad de manifestaciones que coexisten en sus respectivos espacios y con la aceptación, defensa y preservación de la población, tanto propia como foránea, lo que ha permitido su paso de generación en generación desde algo más de 100 años. Entre esta diversidad se encuentra el joropo propio de cada localidad; el joropo denominado llanero, por el uso del arpa, como instrumento guía, la gastronomía, dulcería y bebidas, relacionadas con festividades y la cotidiana; artesanía, tanto tradicional como no tradicional; en la literatura están los refranes, mitos, leyendas, habla popular, cuentos, anécdotas, fábulas; en la religiosidad popular están los rituales a santos, vírgenes, objetos (cruz de mayo) y ánimas; en toponimia, todos los vocablos comidas, ropa, colores de descendencia africana, indígena y española; la música, tan variada y exquisita representada por diversos géneros; la medicina popular, representada por los botánicos, ensalmadores, curanderos, parteras; arte popular con la pintura ingenua, bosquejos, decoración de piezas y, por último, los seres humanos que han sido tocados por la magia y desarrollan ese don intangible llamado creación que, de acuerdo al acto de fe, obra o cualquiera otra interpretación dentro de lo ritualistico, recibirán la denominación, es decir, si es quién dirige, organiza, mantiene la manifestación, escultor o cultora (rinde culto a), si solo paga promesa, es participante, si es temporal, si es permanente, es promesero (a) y así sucesivamente, dependiendo del área donde se desenvuelve. Estas manifestaciones se desarrollan de año a año sin variación en algunas y, en otras, alguna que otra inclusión de un elemento que le aporta más particularidad de la que ya tenía y esto para que suceda, debe ser con la anuencia de los cultores y a través de un proceso largo de asimilación. Del mismo modo están las que ya dejaron de realizarse y otras que están en vías de quedar en el olvido puesto que, son muchas las circunstancias que afectan la vida local, pero sin embargo, las creencias, costumbres y tradiciones perviven pese al caos y la crisis puesto que, el caos simboliza la destrucción de algo para emerger de nuevo con orden y esto, se repite cíclicamente en el devenir cultural humano.


*Licenciada, investigadora de la cultura popular y tradicional.

2 comentarios:

DIOGENES HERRERA dijo...

buenas noches profesora, quisiera que me ayudase con el concepto de hecho cultural, muchísimas gracias

Josue Lopez dijo...

ayudadme en fiestas danzas y artesanías del estado guarido de la cultura popular